Estufas de gas

Las estufas de gas suponen un ahorro si lo que buscas es calentar la estancia rápidamente, estas tienen un rendimiento excelente y se traduce en un ahorro extra. Uno de los puntos negativos de estas estufas era el miedo de tener gas en casa, pero a día de hoy comprar una estufa de gas butano es algo completamente seguro, especialmente en Europa, ya que las estufas deben llevar incorporados mecanismos de seguridad para garantizar tu protección según la ley. Estos mecanismos de seguridad pueden ser tanto controlar el porcentaje de gas del aire para apagarse automáticamente, hasta cerrar la salida de gas si detecta que la llama se ha apagado por cualquier motivo. Gracias a esto la existencia de accidentes es casi nula.

En cuanto al funcionamiento es bastante sencillo y todas funcionan igual, dentro de la estufa existe un espacio para poder introducir en su interior una bombona de gas con la que alimentar la llama de la estufa. Esta bombona se conecta con un quemador de gas que se encargara de realizar la combustión.